lunes, 26 de noviembre de 2007

A astúcia da retórica: dois projetos brasileiros

Durante el pasado Encuentro Nacional de Escuelas de Diseño Gráfico, celebrado en la ciudad de Aguascalientes, tuvimos ocasión de conocer, gracias a la exposición de André Stolarsky, parte del audaz diseño que se realiza en Brasil. Después de reflexionar sobre la necesidad de mirar críticamente nociones como la de ‘usabilidad’ (tan de moda en las discusiones actuales) Stolarsky hizo un “interludio brasileiro” donde pudimos ver varios proyectos que destacan por su audacia retórica y su calidad argumentativa. He aquí dos ejemplos. El primero de ellos es el montaje que los brasileños realizaron en el metro de París durante El año de Brasil en Francia: colocando paneles enormes en las estaciones del metro, mostraron a los parisinos el paisaje humano de los lugares populares de Brasil como las favelas, suscitando así una interpelación directa a los viajeros respecto a los contrastes de vida que pueblan el mundo. Stolarsky decía que la intención era provocar una reacción significativa, lo que requería de un fuerte trabajo gráfico.
Este es un buen ejemplo de la audacia retórica: comprender la situación y hallar la potencialidad de la oportunidad. El argumento visual recuerda a su vez a la propia retórica de los conquistadores españoles y portugueses en América, que para difundir la religión cristiana colocaban cuadros enormes en las iglesias hechos al óleo para dar una imagen patente del relato teológico que difundían. Aquí se retoma esa estrategia visual, sólo que al revés, para hacer patente el paisaje americano ante los europeos, basándose en la retórica de la presencia: “aquello que se ve, que se manifiesta, se convierte en una realidad tangible”. Los parisinos no tuvieron sino que reconocer ese hecho.



Projeto de Paula Delecave (Rio de Janeiro), "Ano do Brasil na França"

El segundo proyecto es el escenario que los diseñadores prepararon para recibir a los empresarios de Nokia, quienes fueron a Brasil a realizar negocios. Como este tipo de situaciones se inscriben en lo que llamamos “mercado global”, los diseñadores eligieron justamente jugar con ese concepto y colocar la escenografía de un mercado popular, con mesas y puestos como los que existen en nuestras ciudades. Por ota parte el evento tenía lugar en un sitio donde la existencia del mercado de frutas y legumbres es algo distintivo, por lo que la idea es congruente con el contexto. De este modo, los empresarios no sólo se situaban claramente en la región que estaban visitando sino que participaban en un ambiente más amable y relajado (al contrario de los fútiles escenarios de formaica que suelen disponerse en este tipo de eventos de “altura financiera”). Sobra decir que la estrategia servia además para negociar mejor: “acuérdense que estamos en América Latina”, parecía decir la escenografía, y ese principio persuade desde luego a hablar en términos más convenientes.



Guía Marketing Promocional (varios autores), Minas Gerais



Tenemos así ejemplificados dos casos de la retórica de la presencia, que construye argumentos que claramente definen la acción a partir del diseño, siempre a favor de quien está dispuesto a defenderse con el poder de las imágenes.

1 comentario:

Tonatiuh Catalá dijo...

Me encantó esta nota tuya sobre lo que yo podría llamar "La Retória Visual". Tendemos a ocuparnos de la retórica como algo extrafalario, estridente y las más de las veces superficial. Pero en las artes visuales, según veo y aprendo de lo que escribes, la retórica tiene el sentido expresivo del que adolece la comunicación verbal. Primordialmente porque al percibir una imágen el ojo decodifica la esencia del lenguaje; descifrándolo en su totalidad. Qué interesante.