viernes, 14 de diciembre de 2007

Una retórica ingenua

Una vez más nuestra escuela de diseño gráfico acaba de ser llenada con los trabajos que se realizan en el taller de “Gráfica Monumental”. Ahí se ha adoptado la costumbre –cultivada desde hace más de veinte años ya -de utilizar algunos recursos de gran formato (como la manta) para denunciar la violencia, el consumismo, el imperialismo norteamericano, el militarismo, la enajenación, el racismo, etcétera. Es un curioso uso de la retórica, ya que tales enunciados se exponen como “productos académicos” ante una comunidad universitaria que en general ya está más que conciente del diabólico engranaje del capitalismo, de modo que no sabemos bien a bien a quién y de qué intentan persuadir. Al menos sabemos que es una información que no sorprende a nadie. Pero por otra parte los profesores de ese taller se asumen como artistas plásticos alternativos (¡están en contra del establishment!) y desprecian el dibujo fino, el uso de la retícula y de la tipografía sofisticada, de modo que los trabajos terminan siendo de muy mala calidad en términos gráficos (como si hubiera un acuerdo tácito de que para ser popular hay que trabajar pobremente!). Quizá suponen que el uso de los elementos avanzados de la tipografía serían una especie de aburgesamiento, pero en todo caso tendrían que saber que la calidad textual y editorial de los manifiestsos no es un invento del Tio Sam sino de la tradición escrita que nació hace más de dos mil años. El equívoco es entonces muy patente: sabemos que, como dice Harold Bloom, el discurso de los que se autoproclaman como marginales se basa en la poética del resentimiento, pero es momento ya de tener una honestidad intelectual y reconocer que esa tópica y esa estilística no han reportado prácticamente ningún beneficio a los movimientos sociales a los que se supone representan. Quizá tal creencia tuvo algún auge en los años sesenta y setenta, pero hoy estamos obligados a revisar nuestra propia retórica y reconocer en dónde hemos cometido falacias: es fácil usar ideas de sentido común, hacer dibujos elementales y disponerlos en un lugar donde la protección de la “tribuna universitaria” permite –por democracia colectiva- decir cualquier cosa. Pero los autores, que normalmente se definen "fuera de la retórica" debieran saber en cambio que están inmersos en ella cuando eligen una figura como la ironía como su artificio discursivo permanante, sin comprender en cambio que ella implica una destreza mucho más compleja para alcanzar un poder real: es decir existe un arte de la ironía que se ha estudiado por siglos (bastaría leer a Quevedo) que implica mucho mayor estudio, mayor aquilatamiento de los argumentos y no una poética de sentido común que es fácil repetir durante 30 años. Si realmente se quiere aportar algo convendría pues que nuestros profesores y alumnos avanzaran en el estudio de la propia retórica que emplean en su discurso ya que, por otra parte, y sin querer, con esas soluciones así mostradas no hacen sino persuadir a las otras carreras y divisiones de que en efecto en diseño no hacemos sino cosas elementales -como de secundaria- para las que no hace falta una Universidad (y recordemos que una máxima de la retórica es conocer y respetar a la audiencia, a la argumentación y al estilo). Vemos aquí dos mantas representativas, fotografiadas apenas hace unas semanas; obsérvése la retórica de la ironía aplicada de forma ingenua y elemental donde se denuncia el consumismo y la situación de la mujer, utilizando elementos de puro sentido común:



6 comentarios:

Arturo Becerra dijo...

Hola profesor, yo creo que tiene toda la razón en cuanto a que la mayoría de los trabajos que se realizan en gráfica monumental, en materias de diseño, etc, en general durante toda la carrera, carecen de una retórica bien aplicada. Es verdad que es bastante difícil salirse de la solución fácil o predecible, puesto que por lo mismo, es lo que la mayoría de los alumnos terminan haciendo; finalmente el tiempo siempre nos come y terminamos haciendo lo que menos trabajo mental nos cuesta y de la manera "menos fea" posible.
Yo creo que es importane que la cuestión de la retórica se maneje desde los inicios de la carrera, en el tronco divisional, y NO SE DEJE de instruir en los demás trimestres. Debería de ser una especie de materia obligatoria tipo matemáticas, secuencial y en donde se desarrollen proyectos trimestre tras trimestre en torno a este estudio. Sólo de esta manera se podría explotar todas las posibilidades que la retórica nos proporciona y pues empezar ya de una vez (y antes de que sea demasiado tarde) a superar esos dibujitos de primaria a los que se refiere y podamos tener mayor material con qué defendernos en nuestra carrera ante las demás áreas del conocimiento.
Un saludo.

- Arturo Becerra. Editorial 11vo.

Alejandro Tapia dijo...

Sí. De hecho quiero contar aquí que hace unos días, mientras comía en un lugar aquí cerca de la UAM, unas profesoras de Biológicas se acercaron a nosotros para reclamarnos por unas mantas de este tipo que habían puesto los de Diseño Gráfico en el Edificio Central. Nos decían que era ofensivo para ellas ser tratadas así y fueron directamente con el rector a exigir que se retiraran. Como nosotros somos de acá, pensaban que estaría en nuestras manos resolverlo. Yo les cité este blog y les dije que había escrito incluso al respecto, pero en efecto es el fuero interno de los profesores del taller lo decisivo. Ojalá en efecto que el estudio serio de la comunicación llegara a nuestra escuela, pues, como se compureba con ésta anécdota, los diseños mencionados no están incidiendo ni siquiera en nuestra propia comunidad.

Ramses Reyes dijo...

Totalmente de acuerdo. es necesario y urgente que la retórica sea un tema que se vea durante los 12 trimestres... por otro lado, no sería una vbuena combinación esa volundad de hacer reforzada con unas buenas bases de retórica?

Anónimo dijo...

Alejandro, estoy de acuerdo con la mayor parte de lo que comentas en este post, es cierto que el diseño no depende solamente de la ejecuciòn plástica y que dentro de la carrera debemos concentrarnos cada vez más en pensar como estructurar el "discurso" que emitimos por medio de los diseños. He de comentar que en el caso concreto del taller de gráfica monumental existen serios problemas al respecto, los profesores "sacrifican" el proceso previo a la elaboración de la manta en la que deberíamos pensar en el mensaje que vamos a emitir y su pertinencia, para darle prioridad al proceso de pintar la manta, que también supone varios días de trabajo.
El caso de las mantas que se pintaron el trimestre pasado es muy particular. Si bien, el diseño de las mantas pudo no haber sido el mejor o el más pertinente para abordar el tema de la "universidad sustentable", es cierto que el haberlas retirado representa un acto de intolerancia y una enorme falta de respeto al trabajo de alumnos y profesores que no puede ser justificado por las razones que aquí expones aún cuando, como ya comenté, resulten ser bastante válidas.
Ante todo, en una comunidad como la nuestra donde existen distintas expresiones y puntos de vista debe prevalecer el respeto por el trabajo de los demás, aún cuando no nos resulte dle todo agradable o adecuado.
Saludos

Manuel

Alejandro Tapia dijo...

De hecho sería muy satisfactorio que hubiera total dedicación a la "ejecución plástica", pero lo que aquí se señala es que tampoco hay mucho avance en ello. La retórica no versa sólo sobre "el proceso previo a la elaboración", sino también a sus formas de elocución, que deben ser pertinenete (o sea la plasticiad es también un elemento de la retórica)
Ahora bien, el respeto debe ser del diseñador hacia su audiencia, no de ésta al "trabajo de los demás", sobre todo porque se está ofreciendo un servicio. Al poner una manta en la Unidad sobre un tema x se supone que es la Universidad (no ustedes)la que habla a la comunidad, y por lo menos había que indagar qué es lo que ésta tiene que decir. No puede irse a la División de Biológicas y tachar a la gente de allá de "sucia e inonsciente" cuando ellos están trabajando (mucho mejor que nosotros) los temas ambientales. Rebasa la cuestión de "lo agradable o adecuado", es una cuestión de fondo, va?

Anónimo dijo...

Hello, as you can see this is my first post here.
Hope to receive some assistance from you if I will have some quesitons.
Thanks and good luck everyone! ;)